¿Crees en el significado de los números? Te habrás dado cuenta de que los números pueden revelar muchos significados en nuestra vida. En esta ocasión, nos enfocaremos en el número 7, un número bastante histórico, perfecto y espiritual. Durante toda la historia, el número 7 ha sido definido como un número Bíblico y enlazado a lo Divino; el mismo Pitágoras lo llamó y consideró en diversas ocasiones como un número perfecto.

También se le toma como un número mágico, pues está compuesto del mundo terrenal y el divino, siendo la suma del 3 el cual representa a la Santísima Trinidad, y el 4, que es el equilibrio que existe en la tierra con los elementos: agua, fuego, tierra y viento. Te invitamos a continuar leyendo sobre este misterioso e interesante número para aprender más acerca de sus significados, teorías y cómo se representa en las personalidades de quienes se identifican con este número.

¿Qué significa el número 7 en numerología?

El número 7 es el número del pensamiento y la espiritualidad. La personalidad que define a quienes se identifican bajo este número, es el amor por la lectura, el aprendizaje y el conocimiento. En la numerología, el número 7 representa la seguridad y la protección. Son personas valientes y no soportan ver debilidad en otros. Acostumbrados a enfrentarse a todo sin temor, suelen sentir la necesidad de proteger a aquellos que tienen más dificultad para vencer sus miedos.

En la numerología, el número 7 representa a personalidades bondadosas, seguras de sí mismas, generosas y de una gran resistencia. Son especialmente reconocidos por su especial valor e interés en cuidar de los demás. Aparentan ser algo indiferentes, pero al verdad es que son muy sentimentales y emotivas por dentro.

El número 7 habla de ideales, decisión y perseverancia en las creencias personales. Son personas que llegan a adaptarse a cualquier tipo de dificultad de la mejor manera. De naturaleza independiente, quienes se rigen bajo el numero 7, llegan a ser un tanto desconfiados con lo que no conocen y a quienes no conocen. Analizan mucho todo a su alrededor, y por esta razón, deciden centrarse en conocer en su totalidad a las personas antes de poder abrirse ante ellos.

Finalmente, no es raro que el número 7 sienta una gran sed de conocimiento, curiosidad y aprendizaje. Tienen una gran pasión por conocer el mundo que les rodea, aprender y ampliar todos sus conocimientos con bases, realidad y hechos.

El número 7 refleja la capacidad humana de tener armonía, conectarse con la tierra y el mundo divino y espiritual, la perfección y el regocijo de ciclos finalizados. Encontrar este número como constante en nuestras vidas, puede ser signo de perfección, estabilidad y exigencia. 

El 7 y su lado negativo

En lo negativo, pueden ser un poco reservados y misteriosos, esto genera desconfianza en muchas personas en un principio, además, tienen una tendencia a aislarse y permanecer en soledad. Disfrutan de su soledad para la lectura y el conocimiento, y no les molesta no estar rodeados de gente. Esto los puede volver algo obstinados y difíciles de tratar, ya que son personalidades que no requieren de la aprobación de otros para sentirse plenos y seguros. 

Ventajas de identificarse con el número 7

En lo positivo puede resaltarse principalmente su instinto protector. A pesar de no sentir gran interés por su entorno, suelen conmoverse con los débiles pues conocen el sentimiento de la derrota, aunque ellos mismos no dejan que esto les frustre la meta.

Este número representa una figura importante para la familia, nobleza y bondad. Gracias a su gran fascinación por el estudio y el aprendizaje, logrará grandes cosas en el campo educacional y laboral, además de que su gran sentido de la adaptación, le permitirá afrontar cualquier tipo de situación por la que deba atravesar en su camino de la búsqueda del éxito.

Sin duda podemos resumir el significado del número 7, como un número que es símbolo de fortaleza, protección y equilibrio, pero sobre todo perfección. Se dice que soñar con el número 7, pudiera significar orden y suerte. Este número ha sido asociado durante toda la historia con lo bueno, lo divino y a fortuna. Puede ser un indicativo de ir por el camino correcto.