Elena es un hermoso nombre que tiene su origen desde la antigua Grecia. Un nombre dotado de gracia y personalidad, además de haberse convertido hasta nuestros días, en uno de los nombres más populares cuando se trata de bautizar a las niñas. Quienes tengan el nombre Elena, gozan de una luminosa personalidad; son inteligentes, activos y siempre conseguirán admiración por parte de los demás.

Elena siempre busca superarse a si misma. Vive sus días al máximo, y por todas sus virtudes, logrará rodearse de muchas personas que la admirarán y valorarán por quien es; pero a su vez, puede llegar a despertar envidia en otros. Aun así, sus infinitas ganas de auto superación, ayudarán a Elena a tener la sabiduría y conciencia necesaria para salir adelante en cualquier desventura que se le presente.

Elena tiene aptitudes de líder nato, gracias a su gran sentido de la organización y excelentes cualidades para encaminarse en aquello que se propone. Se desempeña perfectamente en actividades que destaquen sus valiosas habilidades, como el baile, la actuación, el arte y la cocina. Todas sus responsabilidades las asume con extremo valor y dedicación.

En este artículo desarrollaremos todas las cualidades y misterios que rodean el significado del nombre de Elena, así como parte de su etimología y otras características que necesitarás conocer, par apreciar la magnitud y grandeza de tan maravilloso nombre.

Qué significa el nombre Elena

Cuando buscamos sobre el significado del nombre de Elena, la palabra que más puede utilizarse para describirlo de la manera más simple, es “luz”, “brillo”… El famoso Homero, le da en sus libros el significado de la “mujer más bella del mundo”, significado que destaca durante el romance tan intenso que tiene la popular Helena de Troya con Paris.

Igualmente, de esta historia de guerra escrita por Homero, se le da el significado “destructora de hombres”, ya que por Helena, un gran número de hombres irían a la guerra por incontables años. Por esta razón, a este poderoso nombre, se le asemeja con una mujer de mucha fuerza, principalmente emocional y espiritual, además de una personalidad inolvidable y apasionada.

Elena se relaciona con la creatividad, con una pasión imparable de descubrir cosas nuevas y poner en práctica todas sus habilidades. Desde muy pequeña, Elena resaltará por su valentía y su independencia.

Origen y etimología de Elena

Para comprender el significado de este poderoso y distinguido nombre, es necesario conocer su etimología, además de su origen.

Como explicamos, procede del griego, de la palabra “Helena” que significa “antorcha” y pudiera definirse también como “Tan brillante como el Sol”, lo que combina perfectamente con la personalidad tan llamativa y atractiva de Elena.

Famosos o personas conocidas con el nombre Elena

Al ser un nombre tan popular debido a su significa e historia, muchos famosos, desde actores a escritores poseen este bellísimo nombre. Entre los más reconocidos, encontramos:

  • Elena Ferrante: Escritora italiana.
  • Helena Bonham Carter: Actriz británica.
  • Elena Anaya: Actriz española.
  • Elena Ballesteros: Actriz española.
  • Elena Furiase: Actriz y presentadora española.
  • Elena Poniatowska: Escritora y poetisa.
  • Elena López: Gimnasta española.
  • Elena de Borbón: Famosa por ser la hija del rey Juan Carlos I y de la reina Sofía.

Variaciones del nombre Elena en otros idiomas

Por su popularidad, Elena es un nombre muy conocido y utilizado en numerosos países, por lo que podemos encontrar las siguientes variaciones del mismo:

  • En inglés: Helen o Ellen
  • Italiano y Español: Elena
  • Alemán: Helena o Helene
  • Croata: Jelena.
  • Francés: Hélène.

Aunque Helena es mayormente utilizado en países como Alemania, también resulta muy común su utilización en Español.

Numerología

El nombre de Elena está directamente asociado con el número 1, debido a su personalidad firme, energética. Este número le ofrece todas las cualidades para que Elena sea reconocida como una persona capaz y autosuficiente.

Santoral

En el santoral católico, encontramos que se celebra a Santa Elena el día 18 de agosto, quien fue famosa por haber sido la madre del emperador Constantino, y fue su mayor influencia para su conversión.

Ya en una edad avanzada, Santa Elena realizaría una peregrinación hacia Tierra Santa, sintiendo una gran pasión por descubrir todos las ruinas cristianas, lograría descubrir la Santa Cruz de Jesucristo. Se le reconoce la construcción de numerosas basílicas.